INICIOFacebookYouTube


Daniel Odier




SPANDAKARIKA





El canto tántrico del estremecimiento, por Kallata (siglo IX)



1.


La venerada Shankari (Shakti), fuente de la energía, abre los ojos y el universo se reabsorbe en pura consciencia, los cierra y el universo se manifiesta en ella.

 

2.


El estremecimiento, lugar mismo de la creación y del retorno, está desprovisto de todo limite porque su naturaleza está desprovista de forma.

 

3.


Incluso en el seno de la dualidad, el tantrika se zambulle en la fuente no dual porque la subjetividad pura permanece siempre sumergida en su propia naturaleza.

 

4.


Todas las nociones ligadas al ego reencuentran su origen apacible profundamente oculto bajo los diferentes estados.

 

5.


En sentido absoluto, placer y sufrimiento, sujeto y objeto, no son nada más que el espacio de la consciencia profunda.

 

6/7.


Alcanzar esta verdad fundamental es ver la libertad absoluta por todas partes. Así, el movimiento de los sentidos en sí mismo reside en esta libertad fundamental y se despliega partir de ella.

 

8.


Entonces, aquel que encuentra este estremecimiento esencial de la consciencia escapa al oscurecimiento del deseo limitado.

 

9.


Liberado así  de la multiplicidad de los impulsos ligados al ego, experimenta el estado supremo.

 

10.


Se da cuenta por fin que la cualidad fundamental del tantrika es la libertad de ser, a través de la cual el deseo reencuentra su universalidad.

 

11.


¿Cómo podría estar sujeto a la trasmigración este tantrika maravillado que regresa siempre a su propia naturaleza fundamental como fuente de toda manifestación?

 

12.


Si el vacío pudiera ser un objeto de contemplación, ¿dónde estaría la consciencia que lo aprehendería?

 

13.


Considera por tanto la contemplación de la vacuidad como un artificio de una naturaleza análoga a la de una profunda ausencia del mundo.

 

14/15/16.


El que actúa y la acción están unidos, pero cuando la acción se disuelve por abandono del fruto del acto, incluso la dinámica ligada al ego se agota y el tantrika, absorbido en esta contemplación profunda, descubre el estremecimiento liberado del vínculo con el ego. La naturaleza profunda de la acción es entonces revelada y  quien ha interiorizado el movimiento del deseo ya no conoce más la disolución. No puede cesar de existir porque a retornado a la fuente profunda.

 

17.


El tantrika que ha despertado alcanza este estremecimiento continuo a través de los tres estados.

 

18.


Shiva está entonces en unión amorosa con Shakti bajo la forma del conocimiento y de su objeto, mientras que por todas las otras partes se manifiesta como pura consciencia.

 

 

19.


Toda la paleta sonora de los diferentes tipos de estremecimiento encuentra su origen en el estremecimiento universal de la consciencia y toca así al ser. ¿Cómo tal estremecimiento podría limitar al tantrika?

 

20.


Sin embargo, este mismo estremecimiento causa la perdición a los seres sujetos a la visión limitada pues, desconectada la intuición de su fuente profunda, se lanzan en el torbellino de la trasmigración.

 


21.


Quien tiende con ardor hacia el estremecimiento profundo, toca su verdadera naturaleza incluso en el seno de la actividad.

 

22.


El estremecimiento profundo puede tocarse en los estados extremos: la cólera, el júbilo intenso, el vagabundeo mental o el instinto de supervivencia.

 

23/24.


Cuando el tantrika se sitúa en Shiva/Shakti, el sol y la luna se elevan en el canal central.

 

25.


En este instante, cuando en el cielo desaparecen el sol y la luna, el que ha despertado permanece lúcido mientras que el ser ordinario zozobra en la inconsciencia.

 

26/27.


Los mantras, cuando están cargados con la potencia del estremecimiento, cumplen su función a través de los sentidos del que se ha despertado. Se unen a la mente del tantrika que penetra la naturaleza de Shiva/Shakti.

 

 

28/29.


Todas las cosas emergen de la esencia individual de tantrika, que se reconoce en Shiva/Shakti., todo aquello de lo cual goza es Shiva/Shakti. Así, no hay ningún estado que pueda ser nombrado que no sea Shiva/Shakti.

 

30.


Siempre presente en la realidad, que percibe como el juego de su propia naturaleza, el tantrika es liberado en el seno mismo de la vida.

 

31.


Por la intensidad del deseo sin objeto, la contemplación emerge en el corazón del tantrika unido al estremecimiento profundo.

 

32.


Esto constituye la obtención del néctar supremo, la inmortalidad del samadhi que revela al tantrika su propia naturaleza.

 

33/34.


El ardor hacia Shiva/Shakti que manifiesta el universo permite al tantrika estar colmado. En el transcurso del sueño el sol y la luna se manifiestan en su corazón y todos sus deseos son satisfechos.

 

35.


Pero si no está presente, el tantrika será confundido por el juego de la manifestación y conocerá el estado ilusorio del aspirante, a través de la vigilia y el sueño.

 

36/37.


Del mismo modo que un objeto que escapa a la atención es percibido más claramente cuando se hace el esfuerzo de examinarlo mejor, el supremo estremecimiento se aparece al tantrika en el momento en que tiende hacia él con ardor. Así todo concuerda con la esencia de su verdadera naturaleza.

 

38.


Incluso en estado de extrema debilidad, un tal tantrika llega a la realización. Incluso hambriento encuentra su alimento.

 

39.


Con el sólo apoyo del reconocimiento del corazón, el tantrika es omnisciente y está en armonía con el mundo.

 

40.


Si el cuerpo/mente es devastado por el desánimo debido a la ignorancia, sólo la expansión de la consciencia fuera de todo límite disipará una lasitud cuyo origen habrá entonces desaparecido.

 

41.


La revelación del Ser surge en quien no es más que deseo absoluto. ¡Qué cada uno lo experimente por sí mismo!

 

42.


Mientras que la luz, el sonido, la forma y el gusto obstaculizan a aquél que está aún atado al ego

 

43.


Cuando el trantrika penetra todo con su deseo absoluto, ¿para qué sirven las palabras? Él lo experimenta por sí mismo.

 

44.


Que el tantrika permanezca presente, los sentidos diseminados en la realidad con vigilancia y que conozca la estabilidad.

 

45.


Aquel que es privado de su poder por las fuerzas oscuras de la actividad limitada se convierte en el juguete de la energía de los sonidos.

 

46.


Prendido en el campo de las energías sutiles y de las representaciones mentales, la suprema ambrosía se disuelve y el ser olvida su libertad innata.

 

47.


El poder de la palabra está siempre presto a velar la naturaleza profunda del Ser porque ninguna representación mental puede liberarse del lenguaje.

 

48.


La energía del estremecimiento que atraviesa al ser vulgar lo esclaviza, mientras que esta misma energía libera a quien está en la Vía.

 

49/50.


El propio cuerpo sutil es una atadura ligada a la inteligencia limitada y al ego. El ser esclavizado efectúa las experiencias ligadas a sus creencias y a la idea que él mismo se hace de su cuerpo, perpetuando de esta forma la ligadura.

 

51.


Pero cuando el tantrika se establece en el estremecimiento de la realidad, libera el flujo de la manifestación y del retorno, y goza así de la libertad universal como maestro de la rueda de las energías.

 

52.


Yo venero la palabra espontánea, estremecedora y maravillosa de mi maestro, que me ha hecho atravesar el Océano de la duda.

 

53.


Que esta joya de conocimiento conduzca a todos los seres, como Vasagupta los condujo, a tocar la verdadera naturaleza de la realidad, y que la conserven en lo más profundo de su corazón.
 
***